Buscar este blog

martes, 17 de noviembre de 2009

Corrupción en España

Un articulo muy bueno leido en El Pais sobre la corrupción, y lo que nuestro queridos politicos deberian hacer en vez de hablar tanto.

No debemos resignarnos a la corrupción

El clientelismo y el deficiente control de la financiación de los partidos son variables que están detrás de los escándalos recientes. Pero también influyen un exceso de leyes innecesarias y la ausencia de otras necesarias

JESÚS LIZCANO, ANTONIO GARRIGUES WALKER, JESÚS SÁNCHEZ LAMBÁS Y MANUEL VILLORIA 11/11/2009
La corrupción es como un cáncer que avanza imparable si no se toman medidas para detenerlo. Las redes de corrupción se expanden y van controlando empresas, municipios, Comunidades Autónomas y hasta unidades esenciales del Estado si los partidos, los Gobiernos y la sociedad no se alían para detener esta enfermedad social. La causa de la expansión es que, si se percibe la impunidad, resulta racionalmente rentable arriesgarse a ganar mucho dinero, robando a una colectividad difusa, sin peligro de ir a la cárcel por ello. Es obvio que personas con principios éticos sólidos no aceptarán este intercambio, pero, por desgracia, la solidez de los principios no está garantizada entre nuestra clase política. Lo cual no quiere decir que todos los políticos sean corruptos. En todo caso, cuanto más se expande la corrupción más difícil es mantenerse ajeno a su tentadora llamada. En España, la corrupción, que era una enfermedad de la que creíamos haber salido, se ha ido extendiendo de nuevo. Poco a poco, redes corruptas han ido generando una tupida serie de intercambios deshonestos que, al final, han puesto en peligro la legitimidad de nuestra clase política y de nuestras instituciones.

Para algunos políticos irresponsables esto es la consecuencia del crecimiento, como si la corrupción fuera un peaje a pagar por una economía desarrollada. Nada más lejos de la realidad, las economías más sólidas, los países con mayor índice de desarrollo humano son países bastante honestos. La corrupción, como nos demuestran sólidos estudios del Banco Mundial, aleja la inversión, genera gastos innecesarios y reduce los ingresos públicos. Un país con alta corrupción elabora políticas para beneficio de unos pocos, no de la sociedad en su conjunto; un país con alta corrupción genera infraestructuras deficientes, regula mal los servicios públicos privatizados, y obliga a los empresarios honestos a esfuerzos sobrehumanos para sostener sus empresas. La corrupción produce un deterioro en el funcionamiento de la justicia, daña el Estado de derecho y genera profundas desigualdades sociales.

Para explicarse la situación actual en nuestro país sería bueno que considerásemos tres variables, que no son las únicas, pero sí son importantes. En primer lugar, un clientelismo y una falta de transparencia en las instituciones públicas. En España, la opacidad con la que actúan los Gobiernos es casi propia de países con democracias fallidas. Además, el clientelismo, sobre todo en el nivel local y en la administración instrumental de todos los niveles de gobierno (empresas públicas, fundaciones, gerencias, etc.), es muy elevado. Nuestros municipios y empresas públicas están plagados de empleados públicos que están allí por ser del partido o amigos de la persona oportuna. Empleados públicos que entraron de forma provisional y se quedaron allí de por vida, que carecen de valores de servicio público y que nunca se jugarán su puesto por defender el interés general. Es incomprensible el uso y abuso de la libre designación en la provisión de puestos en nuestras Administraciones. También es incomprensible que, salvo pequeñas excepciones, no existan mecanismos mínimamente rigurosos de evaluación del desempeño de nuestros empleados públicos. Como consecuencia, la carrera está demasiadas veces vinculada a las fidelidades personales y no a la valía y profesionalidad.......

Para continuar leyendo:
http://www.elpais.com/articulo/opinion/debemos/resignarnos/corrupcion/elpepuopi/20091111elpepiopi_12/Tes

1 comentario:

  1. CRECIMIENTO Y CORRUPCIÓN.



    Rafael del Barco Carreras



    “La cuarta economía de la Eurozona, España, sigue en el pozo. Es la única de las grandes economías de la zona euro que registra una tasa de crecimiento intertrimestral negativa, del 0,3%, y es una de las tres economías de la región que sigue en recesión, junto con Grecia (-0,3%) y Chipre (-1,4%). Eslovaquia (1,6%), Portugal y Austria (0,9%) también han salido del túnel”.



    Así describe la prensa económica la actual situación española. Cuando en otoño del 2008, a cuenta de la crisis americana, el Régimen Español, con el placer del tramposo en busca de excusas aplica los altavoces a la tesis de que todos los males venían de EEUU, sabía sobradamente que el cierre crediticio mundial destaparía la real causa de un desastre que ni de lejos ha alcanzado su máximo nivel, LA BURBUJA INMOBILIARIA (saqueo al sistema financiero) cuyas cifras tanto de pisos sobrantes a precios desorbitados como hipotecas subprime sobrepasan a las del gigante americano.

    Vulgarizando se entiende mejor. Un íntimo le dice a otro que negándole el préstamo, incrementando deuda, ha enervado a sus otros acreedores, y como entre sus amigos ya nadie le deja dinero, pues no solo no le puede devolver nada, sino que él tiene la culpa de su situación. No es un invento, ha sucedido tan cerca en mi familia que no puedo dar más detalles. Ya no se hablan, y los abogados tampoco se aplicarán mucho porque hay poco a que agarrarse. Un pequeño corrupto, un simple vividor y sableador, descriptivo de la situación en España.
    Y como siempre añado, el mayor acreedor EUROPA, amenazando con cortar el grifo, sigue inyectando EUROS a una economía que jamás superará su propia estructura. Un Estado no solo corrupto por la avaricia de sus políticos, financieros y funcionarios, sino con una economía sumergida que absorbe un gran porcentaje de los nuevos euros rompiendo el ciclo, impidiendo el posible desarrollo, o lo que es parecido, aplicándolos a parchear y renovar la burbuja, además de mantener sus caras e inútiles plantillas. Gestiona el dinero quien debe ocultar no ya sus fracasos sino sus fechorías. La especial DEMOCRACIA española, tan “orgánica como la franquista”, consigue que su SISTEMA FINANCIERO (en teoría todos en quiebra por el saqueo inmobiliario) acumule euros en todos los “paraísos fiscales” del Mundo (escapando de los absolutos y totales controles del BANCO DE ESPAÑA, y zafándose del práctico oligopolio o cártel interno), o en las cuentas “negras” y cajas fuertes de los factores y causantes del desastre. Total, a pesar de las masivas inyecciones de euros ni el ahorro nacional ni por tanto el PIB, Producto Interior Bruto, crecimiento económico, no solo no sube sino que baja, y por lo tanto crece y crecerá el paro. ¿Sencillo el causa-efecto?

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.